IDL TIFF file

Sobre cómo leer un (buen) mapa

Así como no debes confiar en todo lo que lees o ves por televisión, nunca debes confiar ciegamente en la información sólo porque está presentada en un mapa.

Todos los mapas postulan argumentos. Los mapas presentan información acerca de cómo es algo. Así como no hay argumentos imparciales, no hay mapas imparciales. Alguien ha decidido qué datos recoger. Un cartógrafo, o un equipo de cartógrafos, ha decidido cómo abstraer los datos para traducirlos en información. De igual forma, han decidido cómo presentar y destacar ciertos elementos del mapa. Todas estas decisiones resultan en un mapa que no es objetivo o neutral: está diseñado. Lo que esto significa es que si los datos son falsos o pobres, el mensaje del mapa no será certero. Al extraer ciertos conjuntos de datos fuera del mapa, es posible que falte alguna información clave que podría tu forma de interpretar el ambiente representado. (Un buen ejemplo son las aceras. ¿Por qué no se incluyen las aceras en la mayoría de los mapas de una ciudad ? Seguramente éstas son tan importantes como las carreteras para llegar de un punto a otro. )

A veces los diseñadores destacan ciertos elementos del mapa para que veas un tema geográfico o controversial desde un punto de vista particular. Así que nunca confíes en un mapa a ciegas. Si vas a confiar en un mapa, asegúrate de tomarte el tiempo para criticarlo y comprobar su utilidad.

A continuación mis sugerencias sobre cómo evaluar un mapa que te encuentras por primera vez y cómo identificar las señales de la buena cartografía, como en este fabuloso mapa del “Rim Fire” (Anillo de Fuego) de California.

Crédito: Robert Simmon/ NASA Earth Observatory.

Crédito: Robert Simmon/ NASA Earth Observatory.

Cuando vayas a criticar un mapa necesitas preguntarte cuatro cosas

  1. ¿Quién hizo el mapa?
  2. ¿Cuál es el propósito del mapa? Es decir, ¿qué está tratando de comunicar?
  3. ¿Cuál es el público deseado? (Es importante recordar que el mapa puede no haber sido diseñado para ti, sino para un público más especializado.)
  4. ¿El mapa logra eficazmente sus objetivos de comunicación? ¿Presenta una historia o un argumento interesante ?

Este mapa del NASA Earth Observatory es un ejemplo buenísimo de la correspondencia entre la abstracción y el diseño eficaz. El mapa acompaña un breve artículo* sobre el incendio que arrasó partes del Parque Nacional de Yosemite a finales del verano de 2013. El propósito del mapa es bastante claro: ofrecer a los lectores una idea de qué tan extenso es el fuego y qué tan rápido y lejos se extendió desde sus inicios. Dado que la NASA es una institución financiada por el gobierno, el público deseado es el público estadounidense. Así que, ¿qué tan bien el mapa logra sus objetivos de comunicación?

Por sí solo, aún sin el artículo adjunto, puedes obtener información del mapa, lo cual es una buena señal. Observa cómo los colores sugieren calor – de amarillo a rojo. Por lo tanto, aún sin saber que se trata de un mapa de un incendio, puedes deducir de que no se está indicando lluvia o hidratación. Los colores utilizados son muy intuitivos. El cartógrafo sabía que los seres humanos tienden a ver orden en la variación de colores amarillo a rojo.  Es natural suponer que el amarillo se produce antes del rojo. Esto se utiliza magníficamente en este mapa. Sin ni siquiera mirar la leyenda, uno puede ver que el mapa muestra una progresión de algún tipo. Finalmente, al indicar los límites del Parque Nacional de Yosemite, uno empieza a comprender la magnitud y la rápida propagación de este fuego. Esto muestra el peligro que el fuego representó para uno de los parques nacionales más conocidos de la nación.

Recordando la definición de un mapa – la abstracción de un entorno espacial – podemos ver que este mapa no es una verdadera representación de la realidad. Considera por un momento qué es lo que falta en este mapa, ¿qué se ha eliminado para que  información sea más clara para el lector? Se muestra la elevación, así como los cuerpos de agua principales. Sin embargo, los caminos y los senderos están ausentes. Tampoco se ven casas o zonas urbanas. De hecho, todas las señales de vida usuales brillan por su ausencia en este mapa. Estos elementos han sido eliminados para ayudar a comunicar más claramente la historia principal del mapa: la propagación del fuego. El mapa no destaca el sufrimiento social, humano y animal producto del fuego. Esto no es un fallo en el mapa, ya que no era el objetivo de presentar esa información al lector. Sin embargo, otro cartógrafo haciendo un mapa de este evento podría destacar estos aspectos en lugar de la geografía física. A diferencia de las matemáticas, en la cartografía no hay manera correcta o incorrecta de hacer las cosas, sólo hay buenas y malas decisiones. Para el propósito de este mapa, se tomaron muchas buenas decisiones.

Por el Dr. Ian Muehlenhaus, profesor asistente de geografía y cartografía de la Universidad de Wisconsin -La Crosse, quien recientemente dio una presentación sobre el diseño de mapas eficaces en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. Haz clic aquí para leer nuestra entrevista con Ian, donde habla de su amor por los mapas y de los mapas como una herramienta de comunicación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>